jueves, 7 de agosto de 2008


"La historia que quedo sin fin....

Los mismos alfileres de budu,

el mismo cuento que termina mal"

( Reinita sin palabras...)





"...que disparate de partida de ajedrez con una parte adicta al jaque y mate..."

5 comentarios:

La otra parte de mí dijo...

qué paso?

Doncel dijo...

Hacía tiempo no pasaba por tu blog.
Un placer volver saludarte,
Buenos deseos desde Barcelona , España.

Besos

Luminicus dijo...

todo esta bien?

Julián dijo...

Un breve pero profundo análisis de la frase "...en mi casa no hay nada prohibido..." nos arroja (ojo) una intensa contradicción dado que la posesión de la casa, por parte de la posesiva (poseedora) ya demarca una acitud de dueñaje o dueñéz (esa me encantó). Por lo tanto hay alambrado sí, en ese campo, Don Elizardo. Pastemos pero con mesura.

La espalda de Jolie es como la mesita del living, hermosa pero está de adorno.

wallyzz dijo...

Esa dulce mania de caminar por los mismos senderos por los cuales ya hemos tropezado !!!


Abrazo sonrisa y beso